Presentación

Hola a todos.
Desde nuestro colectivo soyminusvalido, hemos creado este Blog con la intención de exponer los casos de personas discapacitadas que son acosadas por las empresas. Aunque en el ámbito legislativo español existen mecanismos que permiten a estas personas plantear su situación ante la justicia, pensamos que se encuentran en situación de infinita debilidad, ya que las empresas siempre pueden despedirlas pagándoles una ínfima cantidad de dinero, a no ser que lleven 30 años trabjando en esa empresa, que no suele ser el caso.
Comenzamos nuestro Blog con el caso de Arbora & Ausonia, la empresa que fabrica y distribuye los pañales y toallita Dodot y las compresas Evax y Ausonia, ha acosado y humillado a Alejandro Alonso, una persona discapacitada y que sufre una enfermedad degenerativa, con una minusvalia del 37%, hasta conseguir despedirlo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Puedo entender la intención de crear este blog y me parece estupenda la idea. Pero con el primer caso que presentáis habéis metido la pata hasta el fondo,lo siento por vosotros, es una lastima que con algo tan serio como es la minusvalía se presente como la razon/causa del despido ya que sabemos (los que conocemos el caso) que las faltas graves que presento A&A como causa del despido son ciertas y no tienen nada que ver con su minusvalía.

Anónimo dijo...

Yo trabajé en Arbora & Ausonia Mequinenza hace unos años.
Esta es una Planta de en la que gracias a los Operarios y Técnicos, la producción va saliendo. El grupo que dirije la Planta está plagado de incompetentes, con el Director a la cabeza.
Se van aprovechando de la capacidad de trabajo de Operarios, Técnicos, etc; para luego manipular los datos vendiendo que los que dirijen hacen un gran trabajo. Repito, son una cuadrilla de incompetentes.

Anónimo dijo...

A esos que dicen conocer tan bien el caso les diria que se informen un poco mejor y para saber la tendencia Arbora&Ausonia en estos casos de personas con problemas fisicos (al menos en Mequinenza) que pregunten a algunos trabajadores que ya en su dia les ofrecieron el despido inprocedente. La diferencia con este caso es que esos otros aceptaron esa especie de arreglo con la empresa.

Marta dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Lo primero que hacen las empresas cuando alguien tiene problemas físicos es intentar quitárselo de en medio y desprestigiarlo diciendo que no hace el trabajo.

Anónimo dijo...

Si bien es cierto que el objetivo del blog es muy positivo, creo que en este caso se está acusando a una empresa sin pruebas de una falta muy grave, antes de acusar así sería necesario aportar pruebas o esperarse a que salga la sentencia, en lugar de dejarse llevar por lo fácil que es criticar,seamos serios y demosle al blog la importancia y el valor que tiene,que es mucho, y no lo utilicemos para temas personales!!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el Blog.
Aquí va un tema que no es personal.

¿Qué me dicen de las empresas que hacen frente a la crisis aprovechando deducciones y subvenciones con la contratación de discapacitados a los que se les exige condiciones laborales más duras (cobrando menos) que a los no discapacitados a sabiendas de que no plantearán reclamaciones por miedo a perder el puesto de trabajo?
A veces renuncian a la baja por "enfermedad común" por temor, precaución o tácita coacción por parte de supervisores y/o jefes sin escrúpulos que se jactan de pertenecer a una empresa solidaria con los discapacitados.
Llegan a casa después de ocho horas de trabajo sin los periodos de descanso establecidos por ley (si lo haces te miran mal los jefes, si vas una vez al baño te dicen que no vayas con tanta frecuencia la baño).
Llegan a casa y no tienen más remedio que tumbarse en el sofá porque el trabajo les ha discapacitado para llevar una vida cotidiana normal después de consumir todas sus energías en sacar adelante los proyectos que el jefe sabe que cualquier trabajador "normal" se negaría a realizar por considerarlo técnicamente imposible.
No sé si este comentario viene a cuento, pero veo que, tenga razón o no, Alejandro lo tiene muy difícil. Las malas prácticas empresariales hacia empleados, consumidores y usuarios, están por desgracia muy arraigadas en nuestra, a veces (o muchas veces), caciquil cultura empresarial.
Ante la desventaja jurídica que padecemos yo prefiero aplicar el principio de "presunción de sospecha" a toda empresa que explota a sus trabajadores o comete fraude hacia consumidores y usuarios salvo que élla demuestre lo contrario dada la indefensión jurídica de éstos.
No sé si viene al caso pero ahí queda para que se entere quien deba enterarse.
¡Ah! no me pidáis más datos porque aunque firme con nombre anónimo siempre se deja rastro y puedo perder mi trabajo.
Saludos a todas y a todos y mucha suerte a Alejandro.
Feliz Navidad, también para Ausonia.
Atentamente, Antonia.

Anónimo dijo...

Soy trabajador de Arbora & Ausonia Mequinenza y lo que ha pasado aquí es una vergüenza. Han despedido a nuestro compañero sólo por ser discapacitado depués de años de trabajo sin ningún problema. Empezó a ser un problema cuando destapó el acoso a que estaba siendo sometido. No se como encima podeis ser tan Cabrones de publicar comentarios en este blog.